Antes de iniciar un proyecto que involucre una reforma integral, debemos tener en cuenta algo indispensable: es necesario un permiso que estipule los cambios que se van a realizar y los métodos de construcción que serán empleados. La delegación de urbanismo de cada localidad es la encargada de otorgar el permiso para realizar cambios estructurales. Este permiso suele ser un trámite sencillo del que la mayoría de empresas de construcción se hacen cargo. Las tasas de coste varían según la complejidad de la obra, de los materiales a utilizar y del tiempo estimado de duración del proyecto.

Dependiendo del tipo de reforma a realizar será necesaria un tipo especial de licencia, de las cuales básicamente existen dos tipos: las de obra menor y las de obra mayor. Cuando se habla de obra menor, se hace referencia a las obras de albañilería, plomería y carpintería que no afecten los elementos estructurales de una construcción. Con obra mayor se refiriere a los proyectos que involucran una intervención directa en la estructura: reforma de techos, de fachadas, modificación de pilares, intervención en pared maestra o la construcción de una nueva estructura desde cero.

Reformas en Valencia de obra mayor

Debido a que se pueden llegar a tener ciertas dudas con respecto a lo que esto significa, es importante desglosar este término para tener claro qué tipo de licencia se requiere para la obra a ejecutar. Se denomina obra mayor a aquellas obras que requieren una complejidad superior y la intervención de un arquitecto. En este tipo de obra se exige la elaboración de un proyecto de arquitectura, el cual deberá ser evaluado y aprobado por las autoridades correspondientes. Para realizar una reforma en Valencia esto es obligatorio, especialmente cuando se trata de la construcción de una nueva planta.

9 proyectos de reformas en Valencia considerados de obra mayor

Cuando la reforma tiene como objetivo cambiar el uso característico de un edificio, o se lleva a cabo la rehabilitación integral de la estructura, se considera de obra mayor, y a estos también se suman los siguientes proyectos:

  • Ampliación de superficie
  • Ampliación de altura en edificios existentes
  • Obras de cambio de cubierta
  • Ampliación de vivienda unifamiliar
  • Reformas de componentes estructurales (vigas, pilares…)
  • Modificación en la distribución de una vivienda
  • Modernización o rehabilitación de exteriores
  • Apertura de nuevas ventanas o panorámicas
  • Adaptación de local a vivienda

Proyectos de obra menor

A diferencia de la anterior, este tipo de obra se caracteriza por su sencillez y pocas exigencias para la ejecución. Este término hace referencia a pequeñas reparaciones y embellecimiento, al mantenimiento, y a toda obra de albañilería, plomería o carpintería que no intervenga de manera importante en la estructura de una edificación. Para realizar este tipo de reforma en Valencia también se requiere de un permiso, específicamente se trata de una licencia de obra menor, esto en el caso de que la edificación esté catalogada como bien de interés cultural.

Entre algunas de las obras consideradas obra menor, nos encontramos con algunas que, aunque requieren de planificación, no es necesaria la intervención de un arquitecto. La renovación, reparación o sustitución de suelos es una de ellas, al igual que la instalación de cableado eléctrico, mantenimiento, reparación o sustitución de sistemas de calefacción o de aire acondicionado. Es importante que antes de realizar este tipo de obra, se garantice que no afecte la seguridad estructural de la edificación donde se ejecute.

Permisos de obra menor de carácter informativo

Muchas veces cuando una obra menor se realiza en zonas concurridas o muy cerca a otras viviendas, si no se toman las medidas necesarias se puede llegar a incomodar a los vecinos o transeúntes. Es por esto que para evitar denuncias o reclamos que interrumpan la correcta evolución de la obra, es obligatorio realizar un comunicado de obra al ayuntamiento local. En este caso no se requiere una licencia especial, siempre y cuando la obra no afecte ni modifique ningún elemento de protección y esté destinada a una sola vivienda. Una vez entregada la documentación requerida ante el ayuntamiento, el plazo de contestación puede oscilar entre 15 días y dos meses.

Este tipo de obra está limitada a ejecutarse únicamente en el interior del edificio o de la vivienda, por lo que no permite la modificación de fachada o trabajos en la vía pública. Si fuese necesaria la instalación obligatoria de andamios, grúas o poleas, se deberá solicitar una licencia especial para ello. De igual manera, si fuera necesario realizar cargas o descargas de materiales de construcción o ubicar un contenedor en la vía, se deberá notificar a la policía municipal para obtener el permiso correspondiente.

Materiales de construcción más usados

Las leyes españolas de ingeniería civil estipulan qué tipos de materiales están permitidos para la construcción, y dependiendo de la finalidad de la estructura, los ingenieros encargados del proyecto definirán cuáles emplear. Entre estos materiales se encuentran el hormigón, los plásticos, el acero y la madera, siendo este último uno de los que requiere mayor supervisión y solicitud de permisos más estrictos. El hormigón es uno de los materiales más utilizados en cuando a construcción urbana se refiere, también es uno de los más empleados al realizar reformas integrales en Valencia.

Las fibras de plástico y el vidrio también forman parte esencial de las construcciones urbanas, sin embargo, se debe prestar atención especial al momento de emplearlos. En las diferentes estaciones del año se pueden alcanzar picos extremos, y mientras que por una parte el vidrio es un excelente aliado en invierno, ya que atrapa el calor, en verano puede ser sofocante si no se toman las medidas necesarias. Una de las ventajas de emplear el vidrio en las construcciones, es que permite la entrada de luz natural mejorando enormemente la visión interior, disminuyendo así los costos de iluminación artificial de manera significativa.