Responder a la cuestión de si podemos reformar su cocina sin obras es fácil: sí. Visto así, es fácil y hasta claro y contundente. Y el motivo por el que la respuesta es sencilla no es otro que el hecho de que, en la actualidad, cada vez son más los materiales que existen, las modalidades de reformas integrales que tenemos y las soluciones de construcción de las que disponemos.

Y es que esto de hacer reformas integrales supone para muchos un auténtico dolor de cabeza al pensar que, a la hora de llevar a cabo la reforma de la cocina (en este caso), esta va a quedar casi inaccesible, además de sucia.

Casi con total seguridad podemos afirmar que más de la mitad de las personas que tanto necesitan hacer reformas integrales como reformar la cocina, no se anima a hacerlo, pese a sus extremas necesidades, solo porque piensa en el polvo y el ruido. Sin embargo, hoy día, gracias a la innovación en muchos de los sectores industriales, podemos hacer reformasen casa sin polvo, ni ruidos, ni escombros.

Para ello, conviene conocer cierto tipo de materiales de construcción que nos van a dar la solución que necesitamos para que las reformas no se conviertan en el motivo de tu cefalea. A este tipo de materiales de construcción se le llama materiales secos y son, en pocas palabras, la octava maravilla del mundo para hacer reformas integrales.

Con ellos, podremos hacer reformas integrales y conseguir obras tan rápidas como limpias. Además, los materiales de construcción en seco permiten soluciones de absolutamente toda clase. Así, los hay tanto para cubiertas de todo tipo como para suelos; los hay para interior y los hay para exterior.

Vamos, que hoy podemos disponer de ellos para tirar la casa por la ventana y volverla a construir en forma de reformas integrales; eso sí, bajo nuestros propios gustos y sin que esta pierda un ápice de seguridad.

A propósito de esto, cuando se trata de viviendas antiguas, hay que tener especial cuidado. Habremos entonces de buscar los materiales más adecuados para hacer las reformas integrales, o bien de la cocina sin dejar de pensar en la seguridad de la estructura.

Lo que permiten estos materiales, entre otras muchas cosas, es justamente salvaguardar la estabilidad de la edificación cuando llevemos a cabo las reformas integrales. Y lo mejor es que, con los materiales secos no se van a perder las propiedades acústicas o aislantes.

Ventajas de los materiales en seco para las reformas integrales

Entre las principales ventajas de los materiales en seco al realizar reformas integrales destacan:

1. Menor tiempo de ejecución, ya que se trata de materiales que pueden superponerse a las superficies; por tanto, al no necesitar derribar la cocina, el tiempo se reduce considerablemente.

2. Al ser el plazo de ejecución inferior, la mano de obra también se reduce de forma notoria; lo que se traduce también en un menor coste de mano de obra en las reformas integrales.

3. Se necesitan menos materiales de construcción.

4. Algunos de los materiales actuales podrían sustituirse en las reformas integrales por otros ecológicos, lo que a largo plazo también implica una reducción del gasto energético.

Y tú, ¿te animas ahora con las reformas integrales?