Embarcarte en la reforma integral de un piso o casa es uno de los pasos que más cuesta dar. Y es que ello conlleva no solo gastos, sino también quebraderos de cabeza por no saber qué materiales elegir, qué permisos tendremos que solicitar y cuánto tiempo durará.

Precisamente por ello en este post queremos servirte de ayuda. Aquí vamos a darte los consejos que necesitas para hacer tu reforma integral sin que ello te genere estrés.

¿Sabes qué pasos debes dar antes y durante tu reforma integral? ¡Descúbrelo aquí!

Antes de la reforma integral

Los momentos antes de la obra son los más complicados. Durante los primeros instantes debes tomar decisiones que repercutirán en el resultado final. Así que antes de nada, piensa en lo siguiente:

1. Necesidades
¿Cuáles son tus necesidades? ¿Qué necesitas para estar cómodo en casa? Ahora que todavía vives en ella ¿cuáles son los principales cambios que te gustaría hacerle? Piensa por ejemplo en la funcionalidad, en crear espacios prácticos.

2. A tu gusto
Es importante que tu reforma integral se haga acorde a tus necesidades, pero también a tu gusto. ¿De qué sirve que tengas un hogar acogedor, renovado y acorde a tus necesidades si luego no te gusta? Se trata de lograr el equilibrio.

3. Fíjate un presupuesto
Establece un presupuesto según tus posibilidades económicas. Además, en este punto podrás saber a qué debes renunciar y a qué no. Aún con ello, de todo tu presupuesto, guarda alrededor de un 10% para posibles imprevistos que puedan surgir durante la obra.

4. Escoge profesional
Elige un profesional de confianza. Esto es muy importante porque no solo te ayudará para que conozcas los pasos que debes dar durante la obra y los materiales que debes escoger. También te asesorará para todo lo relacionado con los permisos, las licencias de obra, etc.

Durante la reforma

Cuando ya vayas a iniciar la obra, lo mejor será que avises a los vecinos para evitar posibles molestias. Si vives en un edificio, debes contar con la aprobación de la comunidad de propietarios. Poner carteles de inicio y fecha aproximada de finalización es una buena opción para evitar el desagrado de los vecinos.
Además, presta atención especial a las zonas comunes.

Tras la obra
Al finalizar la obra, revisa que se han cumplido los términos y condiciones del contrato que se tenía con la empresa.

Y ahora que ya sabes qué debes hacer ¿a qué esperas para hacer tu reforma integral?